Es muy probable que tu pequeño, con su particular estilo de la moda, quiera vestirse a su antojo. Estos son algunos tips para darle libertad y creatividad, sin que se salga de control.

 

1. Apoyar su iniciativa 

Cuando tu hijo se vista solo, así sea con una cantidad de ropa que no combina o no corresponde a la ocasión, debes felicitarlo por encargarse de esta tarea de forma independiente y nunca debes regañarlo. Valora que haya tenido la iniciativa e incentívalo a aprender a vestirse solo de forma correcta (abotonarse, abrocharse el cinturón, amarrarse los zapatos, etc.)

2. Dejarlo sólo en el proceso 

Acompáñalo a la hora de vestirse, no escojas toda su ropa, pero tampoco lo abandones a su suerte. Una buena idea es sentarte a su lado e ir mirando y escogiendo prendas, no solo según su gusto sino según los planes del día, es muy importante que entienda que hay prendas más adecuadas que otras para cada ocasión y que, la moda, no puede dejar de lado la comodidad.

3. Reforzar su creatividad 

Si a tu hijo o hija le gusta vestirse solo y armar combinaciones con la ropa que encuentra en su armario, esta es una ocasión para fortalecer su creatividad, libertad y expresión. Si te fijas en sus gustos: colores, estilos, etc. Seguro podrás entender muchas cosas de la personalidad de tu hijo. Acompáñalo a la hora de vestirse y deja que sugiera combinaciones menos esperadas. No lo hagas llevar siempre las mismas camisas con los mismos pantalones o el mismo vestido con los mismos zapatos.

4. Dejar que tenga cualquier referente

Los niños están expuestos a muchos referentes, en televisión, en internet, en el colegio… muchos de estos positivos, pero también otros negativos a través de la música, la televisión o el cine. Es muy probable que tu hijo se inspire en uno de sus ídolos a la hora de vestirse y que quiera imitarlo por su admiración. Sin embargo, debes estar pendiente de qué representa realmente aquel famoso o personaje a quien quiere imitar y cuáles son las actitudes y comportamientos que promueve con su estilo.

5. ¡Ir de compras juntos!

Si tu pequeño se interesa por la forma de vestirse, quiere decir que ya está listo para convertirse en tu compañía a la hora de comprar la ropa. Mira esto como una lección de independencia y llévalo a una tienda de ropa (que se ajuste a los gustos y al presupuesto) para que pueda ver muchas opciones de estilo distintas y, con tu apoyo, escoja la que más le guste. Te aseguramos que así surgirán algunas de sus prendas favoritas. Además, esto también le puede enseñar el valor de la ropa y la importancia de cuidarla en su día a día.

6. Permitirle llevar ropa que no es acorde a su edad 

Es muy común que los niños y las niñas, rápidamente, quieran sentirse como unos adultos y esto, por supuesto, se ve reflejado en la moda. Sin embargo, existen atuendos que, aunque puedan tener tallas pequeñas, no son realmente apropiados para la vida que lleva un niño: pueden resultar incómodos e inapropiados. En el caso de las niñas esto suele suceder con las faldas muy cortas y los escotes, o también con zapatos de plataforma o tacones que pueden afectar sus pies y generar lesiones o caídas.