Esta prenda, que se volvió esencial en el armario masculino, se destaca por su versatilidad, en atuendos que no solo son deportivos.

Con jeans y un saco

Esta primera combinación es probablemente la más común y se destaca por su comodidad e informalidad, sin perder el estilo. Aquí, es importante que el jean sea de un tono de azul más oscuro para poder generar contraste. Acompáñalo con una camiseta de un solo color, cuello redondo o en ‘V’, y encima con un saco o una chaqueta muy ligera, ya sea impermeable o tejido y abierto, tipo cardigan.

Con pantalón de pana o drill

Para una salida nocturna, este tipo de atuendo es el ideal porque destaca los tenis, pero mantiene un estilo más formal en el resto de la vestimenta. Lleva un pantalón a la altura de la cintura, de corte recto o entubado, y en tonos fuertes como el negro, el gris oscuro o el vinotinto. También, puedes innovar probando con un drill claro o, por supuesto, con tonos mucho más vivaces como el verde, el rojo y el amarillo.

Con una bermuda estampada

Para un paseo con amigos, un día en la playa o una salida de fin de semana, los tenis son excelentes compañeros de las bermudas, siempre y cuando se usen medias prácticamente invisibles y se mantengan en perfecto estado. Acompáñalos con las bermudas estampadas en flores, muy de moda en la actualidad, y por encima de la rodilla –tipo shorts de baño- o, inclusive, con prendas de jean. Termina el look con una camisa de botones de manga corta o manga larga (pero remangada).

Con unos ‘sweatpants’ ajustados

Ya que la moda deportiva abandonó el gimnasio para tomarse las calles, parques, restaurantes y hasta bares, no temas acompañar los tenis con una sudadera pegada al cuerpo, en colores negro, gris o azul oscuro y con una camiseta blanca de mensajes o estampados. Este look deportivo, además de cómodo, tiene un estilo urbano muy contemporáneo.